martes, 25 de septiembre de 2007

BREVES CALABRESAS:

Taxista ruletero, carrera cara – Hotel de pésima muerte, suficiente – En Reggio di Calabria no hay nada, pasaríamos allí la noche, luego de 5 horas en tren desde Nápoles, para cruzar el estrecho de Messina y llegar a Sicilia – Hotel de película, probablemente, Norman Bates tendría mejor criterio para seleccionar el mobiliario – Caminata: andanza en la nada – Enoteca grata: excelentes precios. Amabilísima señora nos da a probar un exquisito licor de bergamota. Compramos vino – Comimos, además, una excelente pizza al pesto – En la Calabria nadie habla inglés ni español – Siento fascinación por este tipo de turismo sobre plazas inútiles – Me gusta caminar por los lugares donde no hay nada que ver y sobre los que nadie ha escrito. A Bea, por lo que pude percibir, le aburrió. – Pésimo desayuno – Taxi al ferry. – Cruzamos el estrecho de Messina – Llegamos a Sicilia.

2 comentarios:

Ceci dijo...

¿Qué ha pasado? ¿Dónde andan? Nos quedamos esperando el postre de la comida china, o manquesea una limonada frapé de clausura para las crónicas de la luna de miel.

Besos y suerte con la mudanza a Madrid,
C.

PD: Sánchez, no puedo pasar de la página 30 con Ivo Andric! Además, estoy clavada con Coetzee...

Anónimo dijo...

si vale...dónde están??????
queremos ver más fotos!!!!

Andre